Francia en tu paladar. Explosión de sabores en Reims y las viñas de Moët&Chandon

El secreto del champagne en las bodegas Moët&Chandon

¡La France! Hogar de chefs, cocineros, cocinillas, expertos en gastronomía y catadores de vino. Degustadores profesionales que buscan que encuentres el placer estimulando tus papilas gustativas. En Francia, un plato, no es sólo un plato, es la combinación perfecta de ingredientes que contrastan unos con otros explosionando en tu paladar, donde el toque de gracia lo pone la bebida, maximizando los sabores y haciendo que descubras todos los matices del pueblo galo. Nada mejor que una visita a los viñedos de la Campaña francesa para probar los caldos más famosos del país y destapar tu lado más francés.

Te llevamos a Reims, en Épernay,  la ciudad más grande de la región de la champaña, donde se encuentran los viñedos de Chardonnay, Pinot noir y Pinot meunier, las míticas uvas con las que se elabora el Champagne, que, como has podido notar, recibe su nombre de la región en la que se cosecha. ¿Te apetece probar? Hay para escoger, ¡cada año salen 100L de  Champagne de Éprenay!

Dicen que beber con el estómago vacío no es bueno, por eso, hemos pensado que antes de comenzar tu degustación de caldos franceses, no estaría nada mal, disfrutar de un típico almuerzo francés. Para entrar en calor un vino dulce; una tabla de quesos para abrir boca, ensalada: hojas verdes, aceite de oliva, unas tostadas y un poco de foie, tomates cherry… carne o pescado combinados con exquisitas salsas y, para ser fieles a la tradición del lugar, champagne, champagne y champagne para acompañar todos los platos. ¡Todo un manjar!  ¿No se te hace la boca agua? Esto sólo es el principio de un día dedicado a tus sentidos.

Como no podía ser menos estando en Reims, pasearás por las viñas de la mágica, glamourosa y reconocida Moët&Chandon. Esta empresa fundada en 1743, comercializa el champagne más lujoso del mundo, que se propone dar ese toque dorado y espumoso, a todas las celebraciones, desde el circuito de LeMans, hasta año nuevo.

Para aquellos que no lo sepan, el champagne es un vino espumoso elaborado con diferentes tipos de uvas de la región, blancas y tintas con pulpa blanca, cuyo jugo es fermentado mediante el método Champenoise.

Este brebaje es símbolo de celebraciones, siempre que hay algo que festejar hay una botella de este vino cerca, y, a diferencia de como se hace normalmente, el protocolo dicta que para mantener la etiqueta es necesario hacer el mínimo ruido posible. Pero todos sabemos que el ambiente es más festivo cuando el tapón sale disparado y la espuma reverbella por la botella.

Esta efervescencia tan característica del vino espumoso, hizo que siglos atrás, tomase el apodo de ‘bebida del diablo’, porque, debido a la presión que se generaba dentro de la botella, muchas explotaban, lo que llevó  a Don Perignon a estudiar cómo hacer el vidrio de las botellas más grueso y asegurar el tapón con grapas de metal.

De no ser porque la nobleza inglesa y francesa popularizó su uso en sus reuniones y actos sociales durante el SXVII, esta bebida no hubiera adquirido el estandarte que le precede ni se hubiera ganado el sobrenombre de  ‘el vino de la civilización’.

Y, ahora la eterna duda ¿Qué diferencia al brut nature, del semi-seco o del dulce? ¡Es bien simple! Depende de la cantidad de azúcar que se añada a la bebida antes de la segunda fermentación. A más azúcar más dulce. Ya sabes, ¡seguro que ahora consigues el quesito del trivial!

Siéntete todo un sibarita probando el delicioso líquido amarillo verdoso de las viñas de Moët&Chandon a la temperatura exacta, 7º, y deja que tu lengua descifre los matices afrutados y sensuales que mantienen la esencia y originalidad de las uvas escogidas con la mayor dedicación para tu especial disfrute. ¡Brindemos por el sabor de francia!

Escrito por WePlann, reserva increíbles experiencias de viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *