Las 7 claves para combatir el miedo a volar

Combate la aerofobia. Claves para superar el miedo a volar.

El miedo a volar es inexplicable. Una reacción irracional que algunos viajeros padecen al subir al avión, sentarse y notar como la nave avanza por la pista, se inclina, comienza a ascender, un extraño sonido tapona sus oídos, apenas se nota la gravedad y el corazón se acelera. El avión se estabiliza y en su pensamiento la idea de no tocar tierra hasta llegar al aeropuerto de destino desencadena sudores fríos y un extraño deseo de abandonar la cabina.
Estresante, ¿verdad? No queremos que te pase esto cuando viajes en avión, así que después de este simulacro de aerofobia, vamos a desvelarte las claves para combatir el miedo a volar.

Aerofobia ¿Por qué tenemos miedo a volar?

Siento no poder arrojar mucha luz al asunto, pero lo cierto es que el origen del miedo a volar es desconocido, aunque los expertos barajan que pueda tener una estrecha relación con otros miedos o fobias, como la claustrofobia o el miedo a las alturas. Otra de las posibles causas de este temor infundado a volar puede radicar en la cantidad de escenas de acción y de accidentes de aviación que nuestro cerebro ha almacenado y que emergen del subconsciente en situaciones de estrés, actuando como desencadenante del pánico. Finalmente, otra de las hipótesis, es el desconocimiento del funcionamiento del avión y la falta de control frente a la situación, pues, nos guste o no a los pasajeros, tan sólo podemos sentarnos y dejarnos llevar a nuestra ciudad de vacaciones.

Sea cual sea el origen de tu miedo a volar te recuerdo que los datos estadísticos afirman que el avión es el medio de transporte más seguro y que los pilotos han sufrido más accidentes por carretera que pilotando un airbus. Como ves, el miedo a volar es estadísticamente innecesario, pero eso no significa que si lo padeces no puedas combatirlo. Sigue estos consejos y que tengas un buen vueling.

Consejos para combatir el miedo a volar en el avión

Hay gente que ha probado con métodos de hipnosis para superar el miedo a volar y otros que han recurrido a fármacos, pero ninguna de las dos es una solución real a la aerofobia y los efectos secundarios, al menos de los fármacos, pueden durar horas después de aterrizar. Por eso, me encantaría recomendarte una forma mucho más sana y estudiada de cómo enfrentarte a este miedo y disfrutar del vuelo. Sigue estos consejos y todo saldrá a pedir de boca:

1. Escoge tus asientos al lado del pasillo, de este modo no serás consciente de la altura a la que vuelas. Una cosa menos por la que preocuparse.

2. No tomes café ni cualquier otra bebida estimulante antes de subir al avión. Con el sistema nervioso alterado será más fácil que entres en situación de estrés y casi imposible que te relajes. Asume que ese día no desayunas con un espresso en la mano, pásate al zumo de naranja.

3. Hidrátate durante el vuelo. Bebe mucha agua durante los vuelos, la hidratación disminuye los niveles de adrenalina y mantiene tu sistema nervioso a raya. Teniendo en cuenta que la atmósfera del avión es seca debido al aire acondicionado, y la humedad en el ambiente no supera el 5%, te recomendamos que tomes agua, refrescos e infusiones como si no hubiera un mañana.

4. Viaja acompañado. Si no tienes la suerte de viajar con alguien, te sugiero que entables conversación con tus vecinos de asiento. Mantener una conversación durante el vuelo te distraerá de tus miedos y, si además, es en clave de humor te liberará de las malas vibraciones.

5. Pasatiempos. Si tus compañeros de vuelo no están muy por la labor de conversar, lo mejor es que encuentres la forma de relajarte. Durante los vuelos transatlánticos o intercontinentales lo tienes fácil, los aviones disponen de un centro multimedia en el que puedes ver películas, series, escuchar música e incluso jugar en solitario o retar a cualquier viajero. Si por el contrario tu vuelo no supera las 3h de viaje, te recomiendo que te lleves un libro, revista, un sudoku o la tablet con varias películas descargadas para mantener tu atención ocupados en otra cosa que no sea el vuelo.

6. Respira hondo. Toma consciencia de tu cuerpo y domina la situación. Practica ejercicios de relajación una vez estés sentado en el avión. Respira hondo y cuenta hasta cinco, luego, repite el proceso contando hasta 1. Repítelo hasta que te hayas olvidado de que vas a volar.

7. Autosugestión. Si todo lo demás falla, entonces es cuestión de actitud. Piensa en positivo, nunca en negativo, y convéncete a ti mismo de que es un paseo, que todo saldrá bien y repítete que los aviones son el medio de transporte más seguro que existe para viajar.

Espero que estos recursos caseros te ayuden a superar tu miedo a volar o, al menos, a dominar la situación y que tengas al miedo a raya. Que un pequeño susto no te quite el placer de viajar y conocer lugares maravillosos.

Escrito por , copywriter 2.0, risa contagiosa y foodlover que transmite buenrollismo a los clientes y crea contenidos en WePlann.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *