Broncéate con cabeza: trucos y consejos para tomar el sol sin ponerte como camarón

Verano es sinónimo de poca ropa: shorts, faldas, bikini… Estamos deseando que llegue el verano desde el momento en que aparecen los primeros rayos de Sol. Nos pirra ir por la calle con ropa vaporosa y lucir palmito mientras nos tostamos al sol en la playa. En el fondo, no nos engañemos, todos somos unos exhibicionistas. Pero ser un exhibicionista tiene sus consecuencias: las archiconocidas quemaduras solares, que en su máximo nivel, pueden llegar a provocar cáncer de piel, el más extendido en todo el mundo. Pero no quiero ponerme trágica, no he venido a escribir sobre el drama que esto significa, si no a darte consejos y truquillos para que te broncees, pero con cabeza.

Para los menos familiarizados con el tema de la exposición solar, el Sol no sólo causa quemaduras cutáneas, también acelera el envejecimiento prematuro de la piel, ayudando a la formación de arrugas y pérdida de hidratación y elasticidad. Pero dejemos de lado los tecnicismos y los casos médicos para los expertos. Yo vengo a darte remedios de la abuela o sea dicho de paso, eso que no dejaba de repetir tu madre y a lo que no hacías ni caso. No lo niegues, ¡Te he pillado! pero tranquilo, es un pecado del que muchos somos culpables.

Comencemos por romper falsos mitos, Quién no ha escuchado alguna vez: ‘Si vas a los UVA antes de ir a la playa el Sol te quema menos’ o ‘Si estas debajo de la sombrilla no te quemas’ hasta incluso ‘Si estás en el agua el Sol te afecta menos’. Bien, todo falso, sí, los reyes son los padres.

Resulta que ir a los rayos UVA para cuando estás en plena fiebre de ‘quiero estar moreno ¡ahora!’, acentúa los efectos nocivos del Sol y eso de esconderte debajo de la sombrilla sin protector solar, no funciona. Sigues teniendo un alto riesgo de padecer quemaduras, así que si te da por usar esta técnica, ponte protección solar, a poder ser adecuado a tu tipo de piel.

Meterte en el mar es genial, pero el agua no tiene superpoderes, sí, es fresquita, se está muy agusto, pero resulta que también es perversa, refleja los rayos del sol y puede alcanzar su radiación hasta 1m por debajo del mar. ¡Ponte a cubierto!

Como ves, nada de lo que conocías hasta ahora era cierto. Ha llegado el momento de tomar medidas para combatir al Sol. Aquí es donde entran las míticas frases de tu madre: ‘Ponte la gorra, nena”, “¿Te has puesto la crema antes de salir de casa?”, “Come una zanahoria, ya verás como te coge mejor el Sol”. Y sí, tu madre tenía razón, por más que te empecines en negarlo.

Resulta que para que te pongas moreno más rápido, lo más recomendable es que comas zanahorías y verduras, ayudan a la estimulación del bronceado. Nada de pasarte las horas cual lagarto al Sol, lo que debes hacer es exponerte al Sol de forma progresiva, cada día un poquito, ya verás como empiezas a coger colorcillo. Y muy importante, NUNCA vayas a la playa entre las 12h y las 16h, son las horas en las que el Sol alcanza su punto álgido y por tanto, las más peligrosas para tu piel delicada.

Otro must para la exposición solar, ponte la crema media hora antes de tomar el Sol, o lo que es lo mismo, antes de salir de casa. Es la única manera de que la crema penetre en la piel y pueda realizar de forma eficaz su función de barrera protectora. No sirve eso de ponerte la crema al llegar a la playa y a los 5 minutos meterte en el mar. Importante, después de haberte bañado, vuelve a untarte en crema solar, ya que pierde eficacia en cuanto te bañas.

Esto son sólo algunos consejos que puedes empezar a poner en práctica este verano en la playa, pero, vayas donde vayas, no olvides lo siguiente:

  • Aplícate un protector solar adecuado a tu tipo de piel.
  • Renueva tu capa de protector solar cada 2h o 4h.
  • No te fíes de los días nublados, el Sol está ahí arriba y quema.
  • Toma el Sol antes de las 10h o después de las 16h. Es el mejor truco para obtener un bronceado bonito sin quemarte.
  • Cerca del agua y en grandes altitudes estás más expuesto a la radiación solar. ¡Cuidadín!
  • Vigila con los productos que utilizas, los aceites bronceadores no protegen de los rayos UVB ni UVA.
  • La protección solar no es sólo para el verano, aplícala en cualquier estación del año, tu piel lo agradecerá.

Y tu, ¿Tienes algún otro consejo? ¿Cómo combates el Sol? ¡Compártelo con nosotros!

Escrito por Cristina Estévez, copywriter 2.0, risa contagiosa y foodlover que transmite buenrollismo a los clientes y crea contenidos en WePlann.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *