El amor mientras se viaja

Somos seres humanos y no estamos exentos a que nos suceda. Enamorarse es algo que no puedes provocar ni evitar, no es algo que se decida, simplemente, cuando menos te lo esperas, sucede.

Salir con alguien mientras se está viajando es una situación respecto a la que muchos viajeros tienen distintas opiniones. Para empezar, la situación se divide en dos grandes categorías que te presento a continuación:

Relación a distancia

Foto: Flickr | CC BY-SA 2.0 | Michael Coghlan

Foto: Flickr | CC BY-SA 2.0 | Michael Coghlan

Tienes una relación excelente con alguien y de repente, te pica el bicho viajero y se te da la oportunidad para que vayas a explorar el mundo… pero sin esa persona. La verdad es que no se tiene porqué venir el mundo abajo y tampoco hay que ser pesimistas. Realmente creo que una relación a distancia puede funcionar a la perfección siempre y cuando ambas personas se respeten, amen el uno al otro y se amen a sí mismas. El viaje es sólo una prueba que pasarán si en verdad quieren estar juntos, y ten por seguro que cuando se vuelvan a encontrar, su relación se habrá hecho mucho más fuerte y sólida. Salir con alguien a distancia siempre es bueno: por un lado, si funciona, créeme que puedes estar seguro que tienes una relación increíble y madura, y por el otro lado, si no funciona, date cuenta que entonces no era la persona adecuada para ti o tal vez le conociste ese otro lado de su forma de ser y ya no te agradó tanto. Viajar siempre nos abre los ojos respecto a muchas cosas.

Salir con alguien en tu viaje

WP_Blog_ES_TravelingDate3_Feb3

Vas por el mundo con tu mochila en el hombro, recogiendo playas, puentes, museos, montañas, y de repente: conoces a alguien. Puede ser alguien de la ciudad que estás visitando o puede ser alguien de otra parte del mundo que también se encuentra de visita. Sea como sea el caso, esta es una experiencia que realmente, funcione o no, nunca vas a olvidar. De por sí tener una relación con alguien es todo una aventura, ahora imagínate salir con alguien de otro país, otra cultura, otra forma de vida… ¿impresionante no? Me recuerda a esta chica de Estados Unidos que se fue de viaje a Australia y conoció a un chico de Nueva Zelanda. Cuando llegó la hora de partir, se despidieron y prometieron hacer lo posible por volver a encontrarse. 5 años después ya se casaron y tienen una hermosa niña. O este otro chico mexicano que conoció a una chica de Polonia en Nueva York: el tiempo que estuvieron allí lo aprovecharon al máximo pero al despedirse decidieron terminar la relación, no por falta de interés o cariño, simplemente ambos llevaban rutas distintas y agradecieron el hecho de haberse encontrado y haber vivido tantas aventuras juntos.

WP_Blog_ES_TravelingDate4_Feb3

Creo que no nos debe dar miedo vivir este tipo de experiencias, realmente creo que podemos aprender bastante y tener una bonita aventura. Claramente, con las precauciones necesarias, ya que literalmente no conoces nada sobre la persona en cuestión, y también teniendo en mente las ventajas y desventajas a las que te atienes.

Con todo el revolucionario mundo de las apps, existan algunas como Tinder, en la que encuentras gente que quiere salir en el destino que estás visitando. Algunos han tenido buenas experiencias y otros han tenido malas aventuras. Pero realmente no se puede generalizar, creo que es cuestión de suerte y de cómo se desenvuelven ambas personas.

Cortesía de Tinder.

Cortesía de Tinder.

Aún así, encontrar al amor de tu vida no depende de si te cambias de país o vives toda tu vida en el mismo lugar. Esas cosas no se buscan, sólo suceden. Lo que puedes hacer para facilitarlo un poco es hacer las cosas que te gustan. La persona correcta llegará cuando EMPIECES A HACER LAS COSAS QUE AMAS.

No busques a otra persona, encuéntrate a ti mismo.

¿Qué esperas?

Escrito por Mildred Heredia. Viajera, fotógrafa y Nutella addict. Manager de Contenido en WePlann.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *