Conoce el Empire State Building en Nueva York

Si planeas visitar Nueva York hay una parada que necesitas hacer. El Empire State building es uno de los monumentos más importantes y reconocidos a nivel internacional. Sin duda algo que tienes que hacer. Su nombre deriva del apodo del Estado de Nueva York y fue el edificio más alto del mundo durante más de cuarenta años, hasta la llegada de las Torres Gemelas a la ciudad.

Hoy en día ha sido nombrado por la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles como una de las Siete Maravillas del mundo moderno. En el año de 1986 fue nombrado como un monumento Histórico Nacional y en 2007, ocupó el número uno en la lista de las edificaciones favoritas estadounidenses. Lugar que sigue ocupando hasta el día de hoy.

Fotografía de Thomas Hawk

Fotografía de Thomas Hawk

El edificio fue diseñado por William F. Lamb, socio de la empresa de arquitectura Shreve, Lamb y Harmon, y tardaron solamente dos semanas en realizar los dibujos del edificio. Esto fue porque la construcción era parte de una competencia en Nueva York por el título del edificio más alto del mundo. En la cual competían diferentes despachos de arquitectos y diseñadores de fama global. Aún así fue el Empire quien ganó la competencia para su inauguración oficial el 1 de mayo de 1931.

Tanto fue la emoción del pueblo americano que el Presidente de los Estados Unidos Herbert Hoover convirtió el edificio Empire State en el edificio de las luces, con sólo pulsar un botón desde Washington, DC. Luces que hasta hoy en día siguen siendo por las noches un ícono de la ciudad. Tiene una altura de 381 metros (1 250 pies) a nivel del piso 102, e incluyendo los 62 metros (203 pies) del pináculo, su altura total llega a los 443 metros o 1 453 pies y 8 pulgadas. En su interior dispone de oficinas con una superficie de 200 500 m2. Y para quienes lo visitan tiene una cubierta al aire libre y una cubierta de observación en el piso 86.

Su hermoso diseño art decó, típico de la arquitectura de pre-Segunda Guerra Mundial, es ideal para las fotografías de tu viaje, solo que para ello tendrás que alejarte unas cuadras para captar su fachada por completo. Cuenta con dos modernistas entradas en los pisos 33 y 34 que conducen a todo el núcleo de ascensores, atravesado por puentes cerrados de acero inoxidable y vidrio en el segundo piso. Acceso que solo se permite a los trabajadores y visitantes oficiales del edificio. Esto no debe preocuparte, porque los pisos más populares son los observatorios a los que si te otorgarán acceso.

Los dos observatorios se encuentran en los pisos 86 y 102

Los dos observatorios se encuentran en los pisos 86 y 102

La plataforma de observación del piso 86 ofrece una impresionante vista de 360º de la ciudad y la segunda plataforma de observación en el piso 102 ¡Esta es al aire libre! Aunque debo advertirte que pueden estar cerradas en los días de alto tráfico. Para visitarlas debes de pagar un precio por la plataforma de observación en el piso 86 y una cantidad adicional para la del piso 102.

Cuenta con renta de guías de audio en diferentes idiomas y venta de mapas de la ciudad para poder observar los puntos específicos que desees. Así podrás tomarte la foto desde el piso 102 con los edificios que prefieras al fondo. Para poder visitarlo te recomiendo que llegues temprano o compres tus boletos por adelantado ya que las filas pueden ser muy largas. Recuerda, personas de todo el mundo llegan a diario para visitarlo. ¡Hay días que las filas llegan a durar hasta 6 horas!

Aún así es algo que definitivamente tienes que hacer al visitar Nueva York.

Escrito por Jorge Acevedo, Escritor, amante de la moda, el cine, la pizza y las gaseosas dietéticas, becario de contenido para WePlann.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *