Guía práctica para mochileros primerizos

Foto: Flickr | CC BY 2.0 | Sveta Suvorina

Simplicidad, aventura, desapego, adversidades… Cualquiera que haya hecho una mochila, probablemente, se identifica con estas pequeñas palabras. Es por eso que el concepto de mochilero significa viajar apenas con lo necesario – que es poco, ¡créeme! Esta cultura, a su vez, podría acabar implicando otras cuestiones relacionadas con el dinero, hospedaje, transporte, pasajes, etc. No existe mucha información acerca del tema sobre ser mochilero por primera vez. Aunque he aprendido de los errores, confieso que podría haber evitado algunas situaciones. Sin embargo, también he acumulado algunos éxitos (en gran parte accidentales). Por lo tanto, organicé una guía práctica para mochileros en su primer viaje.

Pasaje

Me fui de mochilera por primera vez en 2014, por algunos países de América del Sur. Una de las mejores cosas que hice fue pagar el pasaje antes de viajar. El alivio de volver a casa y no tener que pagar un alto precio en la cuenta de la tarjeta de crédito es indescriptible. Y si tienes que usarla durante el viaje, es importante recordar que el importe viene con una tasa de impuestos. Por eso, planifica y compra el billete con anticipación. Lo vas a agradecer cuando vayas a pagar la factura a tu regreso.

Otro punto importante en relación al pasaje es identificar dónde deseas iniciar y terminar el viaje. Como mochileros es común rodar bastante por un buen número de ciudades. Por lo tanto, hay que tomar en cuenta que es posible que no terminemos el viaje en el mismo lugar donde comenzamos. Varias compañías cobran más caro por hacer dos puentes aéreos diferentes, pero la inversión lo puede compensar. Mi mochila, por ejemplo, voló desde Sao Paulo a Lima y regresó a Buenos Aires. Si hubiera vuelto a Lima, nunca hubiera estado en Argentina. Sería un proceso costoso y largo. El resultado final: lo barato puede salir costoso y puede limitar tu viaje.

Seguro

Ser mochilero implica pasar adversidades. Suponiendo que se trata de un viaje de bajo costo, es normales que los viajeros opten por opciones más baratas en cuanto a comida, alojamiento, transporte, entre otros. El riesgo de intoxicación alimentaria, de sufrir un accidente o perder la maleta existe para cualquier persona, independientemente de su presupuesto. El punto es que ser atendido en el hospital o hacer compras de artículos de primera necesidad puede ser bastante caro. Si vas de mochilero significa que el dinero que estás tomando cubre los aspectos esenciales. Para casos de emergencia, sin duda, será el mochilero el perjudicado si no contrata un seguro de viaje que le reembolse las lesiones. De nuevo, lo barato sale caro. Siempre es mejor viajar prevenido. También es muy acertado contar con un kit médico.

Itinerario

Es importante establecer trazar un itinerario, pero también es importante ser flexible a los cambios. El itinerario te ayudará a planificar tu viaje de acuerdo al tiempo que tienes, especialmente si el punto desde el cual regresarás es diferente al punto de donde saliste. Pero si deseas permanecer más tiempo en un lugar que en otro, no tengas miedo de cambiar tu plan. Yo tenía dudas al principio, por miedo de no ver todo lo que creía saber. Poco a poco, me di cuenta de que no sería factible seguir mi ruta. No había tiempo ni dinero suficiente. Corté algunas ciudades y seguí adelante.

Además, he aprendido a aceptar que cada quien vive una experiencia diferente. Es inútil tratar de repetir lo que otros han hecho. Por sugerencias de amigos, pasé tres días en Lima y un día y medio en Arequipa. Hoy en día, creo que podría haber estado menos tiempo en la primera ciudad y más en la segunda. Así que después de buscar en guías y blogs y consultar con otros viajeros, recomiendo que selecciones todos lo que te gustaría ver. A continuación, identifica qué atracciones parecen imperdibles y conecta los puntos. Esta será la base de tu itinerario. A lo largo del recorrido, puedes disminuir o añadir nuevos elementos a la lista. No bases tu trayecto en las expectativas que otros han vivido.

Dinero

Después de armar tu itinerario base, calcula la cantidad de dinero que tendrás que llevar para hacer todo lo que te gustaría. Considera la forma de transportarte de un lugar a otro, la comida, el tipo de alojamiento, las atracciones y los demás gastos que pueden surgir (compras, emergencias, etc.). Cuando hice mi viaje mochilero, tenía una cantidad limitada que había estado ahorrando durante unos meses. A lo largo del viaje, me di cuenta de dónde y cómo podría ahorrar.

Por ejemplo, comprar billetes de autobús con anticipación es más barato que comprarlos en el día que viajas. Siempre lleva una botella vacía de 1L en la mochila y llénalo en los bebederos públicos cuando tengas oportunidad. El menú ejecutivo al mediodía es más accesible que comprar artículos del mercado para cocinar. Gran parte de los hostales ofrecen desayuno, vale más la pena que hacer couchsurfing. Viajar en la noche equivale a ahorrar un día en un hostal.

Recuerda llevar una tarjeta de crédito para emergencias y una tarjeta de débito para retirar efectivo. Almacena tu dinero en lugares separados para evitar perder todo en caso de robo. Siempre es mejor tener al menos dos fuentes de dinero. El hecho es que no existe una fórmula, sólo sentido común. Si vas a viajar con muy poco, esfuérzate por no gastarlo todo. Al final, si te sobra, ¡puedes guardarlo para el próximo viaje!

Equipaje

En mi primera experiencia, tengo que admitir que me llevé mucha más ropa de la que necesitaba, artículos de higiene innecesarios y cosméticos que nunca toqué. No sé por qué creo que necesito crema hidratante en el viaje si nunca utilizo en mi vida diaria. La regla para armar una maleta es simple, simplemente empaca lo que sea necesario de acuerdo a tu destino (por ejemplo: si es invierno, lleva ropa apropiada, ¡improvisar puede ser un desastre!) y selecciona los elementos que utilizas al menos una vez a la semana. Siempre ten en cuenta que tendrás que soportar el peso de todo lo que traes en la espalda.

Además, es posible que también quieras llevar un recuerdo a casa. Si no tienes espacio, ¡olvídalo! Es más, una de las ventajas de viajar con mochila es que se puede llevar como equipaje de mano – si pesa alrededor de 40 L, por supuesto. No pierdas tiempo cargando la maleta, no corras el riesgo de perderlo, y en algunos casos, hasta pagar para el envío. Por experiencia propia, 40L es más que suficiente para llevar todo lo que necesitas. Más que eso, puede ser una tentación para llevar esa crema que nunca será usada.

WP_Blog_PT_TravelLandscape_Jan28

Hospedaje

Esta es tu oportunidad de ahorrar un poco de dinero. Hay varios tipos de alojamiento y, por lo general, son los hostales o couchsurfing los más baratos. Si decides quedarte en un hostal, recomiendo que reserves tu estancia antes de viajar sólo para los primeros días. Durante el viaje, puedes hacer reservas un día antes de cambiar de ubicación. Sin embargo, para couchsurfing es mejor planificar y verificar la disponibilidad de los lugares a los que tienes la intención de ir.

Un consejo: lleva siempre dos candados. En un hostal, no siempre tienes la opción de rentar uno o de dejar tu mochila en un locker. En mi viaje, cada vez que dejaba sola mi mochila, me sentía nerviosa y aprensiva. El candado es una pequeña garantía de que nada será robado. Y recomiendo que lleves dos, en caso de que dejes el celular cargando en otro locker, por ejemplo. Por lo tanto, la mochila y el dispositivo estarán un poco más protegidos. Durante mi viaje, me cansé de ver personas dejando avisos de que “perdieron” sus cosas.

Transporte

Averigua sobre el transporte local antes de viajar. Descubre el valor de la tarifa y cómo y dónde comprar un pase. Cuando llegues, estoy bastante segura de que te será más fácil moverte. Además, puedes ver las opciones que existen para ir de una ciudad a otra. ¿Autobús, tren o en ride? Mi único consejo es que tengas la certeza de lo que estás haciendo. No siempre vale la pena pagar barato y conseguir casi un día de viaje en la carretera. Por otra parte, no siempre se paga un alto precio para llegar rápido. Siempre pon tu seguridad en primer lugar. Este es el momento de escuchar los consejos de otros viajeros que han pasado por donde tú irás.

Documentos

Dos reglas básicas:

1) Digitaliza todos tus documentos, colócalos en un USB y envíalos a tu e-mail.

2) Investigar qué lugares necesitan un visado o cuáles cargan una cantidad para poder entrar.

Foto: Flickr| CC BY 2.0 | Jon Rawlinson

Foto: Flickr| CC BY 2.0 | Jon Rawlinson

Después de volver con un pasaporte lleno de sellos, ¡nunca más querrás dejar mochilear!

¿Te gustaron las recomendaciones? ¿Faltó algo? ¿Qué más me recomiendan para los mochileros primerizos? ¡Envía tus comentarios!

Escrito por . Ciudadana del universo, periodista y escritora. Ama cualquier tipo de viaje y comida. Es creadora de Contenido en WePlann.

Traducido por Mildred Heredia. Viajera, fotógrafa y Nutella addict. Manager de Contenido en WePlann

2 pensamientos en “Guía práctica para mochileros primerizos

  1. junio 17, 2016 a las 4:01 am

    Hola! muy buenos consejos. Está claro que, aunque no lo parezca, para planificar un viaje de mochilero y lo más económico posible, hay que empaparse de información previemente!! Yo solo añadiría ser lo más flexible posible en las fechas, para encontrar un vuelo barato. Y también intentar conseguir los stopover gratuitos que ofrecen las aerolíneas en sus ciudades, así puedes hacer una escala en tu viaje bien aprovechada 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *