Visita la morada del Rey Sol: siéntete un huésped en su palacio y pedalea por sus jardines

Tour en bici, París.

Jardines del Palacio de Versailles, París

Adivina, adivinanza, ¿qué antigua residencia real, la más lujosa de toda Europa, que presenció el ascenso y el declive de los Borbones, que fuere hogar del Rey Sol, cuenta con  670m2 de fachada, 700 estancias, 2.513 ventanas, 352 chimeneas, 67 escaleras, 483 espejos, 55 estanques y más de 42 km de jardines rodeándola? ¡Exacto! Versailles. Y nosotros te proponemos que veas todo esto en un tour de 8h. ¿Te gusta el plann?

Este palacio considerado Patrimonio de la Humanidad en sus inicios no era más que el antiguo palacete de caza de Luis XIII, que Luis XIV, cansado de buscar y no encontrar su palacio ideal, decidió remodelar para convertirlo en la Residencia Real más lujosa de Europa; considerada uno de los complejos arquitectónicos monárquicos más importantes de del viejo continente. Si algo tenía claro Luis XIV, era construir un palacio que dejara constancia de su época ¡Y, vaya si lo hizo! Se convirtió en todo un símbolo del poder de Francia y del mismísimo Rey Sol.

Luis XIV amplío el palacete de caza, añadiendo 2 alas que triplicaron la extensión del palacio original. Junto al rey vivían la corte y el servicio; respondiendo esto a una decisión política de Felipe XIV. Versailles presenció el apogeo de la sociedad cortesana y fue claro ejemplo de la personificación del Estado en la figura del Rey. ¡Apodo bien merecido el de Rey Sol!

Todo el recinto de Versailles, desde el Parque al Palacio, son un símbolo claro de este poder y de la jerarquía de la sociedad de entonces.

Los jardines de Versailles, de estructura francesa y estilo barroco, son clasicistas, ordenados y racionalizados. Tú mismo podrás comprobarlo al pedalear entre sus árboles, esculturas y fuentes. Verás que todos los elementos están dispuestos para obligar a la circulación, así que tranquilo, aunque estés en terreno desconocido, ¡no hay peligro!

Los arbustos y elementos naturales que se encuentran cerca del Palacio están impecables, podados, arreglados… mientras que, a medida que nos alejamos de la estancia, comienzan a asilvestrarse, reflejando la polaridad de clases y de la sociedad reinante.

La simetría del parque hace de estos jardines una delicia para la vista, sus estanques, sus fuentes y sus esculturas son claras muestras de lo que una vez fue. Testigos de su época dorada son los caballos del Sol y la escultura de Apolo y las nínfas.

Si tienes un rato, te recomiendo que te quedes a ver el espectáculo de las fuentes de palacio ¡Precioso! ¡Te sentirás todo un miembro de la corte al presenciar tal maravilla!

Tras los exteriores de palacio, veamos la vivienda del Rey; siento decirte que no serás el primero en entrar, pues ¡Versailles recibe cada año 3 millones de visitas!

Tour en bici, París.

Tour en bici por el Palacio de Versailles, París

Estos muros han visto celebraciones con música, danza y manjares exquisitos, han escuchado conspiraciones y han sentido el palpitar de la revolución francesa. Han sido testigos del tratado que puso fin a la primera Guerra Mundial y son el hogar del Museo de la historia de Francia.

De entre sus 700 estancias, la más famosa es la Galería de los espejos, de 73 m y con 483 espejos. Esta sala es todo un espectáculo de luces en cuanto el sol entra por sus ventanales. Toda la galería está acristalada, de tal manera, que al entrar los rayos de sol por los ventanales, se refleja la luz en los espejos, dando la sensación de que no existen paredes, y abriendo el espacio. Toda la sala es un haz de luz que se aprecia desde fuera. ¡Impresionante!

Otras de las estancias importantes del Palacio de la época de Luis XIV son el Salón de Guerra, el Salón de Paz, el Salón Oval, el Salón de las Conchas y la Capilla Real. Pero no fue éste el único Luís que vivió en Versailles, Luis XV, continúo la estancia de la estirpe entre sus paredes. Siguiendo con la tradición, decidió demoler la estancia de los baños y edificó la Cámara de ojo de buey y el Salón de Hércules.  Todas ellas ilustres como sus dueños, pero ahora despojadas de muchos de los tesoros que guardaban perdidos en los saqueos que padeció el Palacio tras la caída de la Monarquía.

Ahora que ya has pedaleado por los jardines de más de 442 km y recorrido más de 670 m visitando las estancias de palacio, sólo te queda reponer fuerzas con otro de los tesoros de Francia: su gastronomía. Disfruta de la cocina francesa, sus quesos, su vino y la mezcla de sabores en tu paladar. ¡Sólo los franceses saben enamorar por el estómago!  Un plann redondo ¿no te parece?

Escrito por WePlann, reserva increíbles experiencias de viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *