¡Rincones de Roma!

Seguramente has escuchado la frase “Todos los caminos llevan a Roma” ¿cierto? Es un dicho que surgió a partir de que, en la época del Imperio Romano, se construyeron más de 400 vías para comunicar a las provincias más lejanas con Roma, la ciudad capital donde convergía todo el poder en aquella época.

Pero ya sea que tu camino te lleve o no a Roma, definitivamente es una ciudad que, más que visitarla, debes vivirla. Roma, comúnmente llamada Città Eterna (La Ciudad Eterna), es el lugar que tiene la exacta combinación entre modernidad y antigüedad. Lo mejor de ambos mundos.

El Coliseo

Una de las primeras paradas en la que todo turista piensa al llegar a Roma es, definitivamente, el Coliseo. El lugar tiene una vibra increíble que te transporta a la época de los gladiadores, leones, emperadores y todo aquél público que se emocionaba por presenciar el gran espectáculo. Te recomiendo ir a buena hora para que tengas el tiempo suficiente y puedas disfrutar del lugar sin presiones.

Al recorrer los pasillos, los rayos del sol se meten a través de las fisuras, las grietas y los recuadros por los que te puedes asomar, creando una atmósfera increíble y una vista espectacular del lugar.

Al llegar a la parte más alta, puedes ver desde ahí el Foro Romano, el cual puedes visitar antes o después de ir al Coliseo. Es un lugar al que vale muchísimo la pena acudir porque es un largo recorrido de monumentos y vestigios de la Antigua Roma; es como si estuvieras caminando en el pasado siendo parte de esa época.

Tip: si vas en Año Nuevo, el 31 de diciembre llega a buena hora y lleva contigo un mantel, la cena y el vino a la zona cubierta por el pasto que rodea al Coliseo unas horas antes de comenzar el conteo. Al dar las 12 en punto, espectaculares fuegos artificiales darán la bienvenida al nuevo año y, al igual que tú, miles de personas festejarán estar viviendo tan grande evento en una de las ciudades más icónicas del mundo. No te olvides de decir ¡Buon Anno!

Centro histórico

La siguiente buena idea es la visita al centro histórico de la capital. Date un momento para entrar a un restaurante a saborear toda la comida que puedas. Pizza, lasagna, pasta… todo, absolutamente todo es delicioso; vas a desear tener dos estómagos para poder probar todos los platillos: la cocina italiana es de las mejores cosas que existen en este planeta.

Después de quedar satisfecho, dirígete a por un gelato. Es un manjar que despierta tus sentidos; no hay mejor helado en el mundo que el italiano, incluso hay un lugar donde venden hasta ¡130 sabores de helado distintos!, y puedes escoger ponerle desde una hasta cinco bolas de helado. No te preocupes por la dieta, créeme que vale la pena probarlo todo y disfrutar de esta experiencia única. Al final de cuentas, ¿cuántas veces tienes la oportunidad de comer auténtica comida italiana… en Italia?.

Fontana Di TreviWePlann_PT_Blog_Agosto_025

Bueno, pues después de que hayas comprado tu helado, dirígete a otra de las paradas icónicas de Roma: La Fontana Di Trevi. Siéntete protagonista de La Dolce Vita y disfruta de la majestuosidad de esta fuente. ¡Ah! no olvides pedir un deseo y aventar una moneda al agua para que se te cumpla; dicen que cualquier visitante que haga esto, tiene garantizado su regreso a Roma.

Después de disfrutar de la fuente del Tritón, dirígete a Piazza Navona, Piazza Spagna y Piazza Barberini, compra algún postre delicioso que vendan por ahí (encontrarás muchos puestos), y ve a sentarte a una de las fuentes para disfrutarlo y observar tu entorno: la vibra italiana en todo su esplendor. ¡Y tú estás siendo parte de ello!

WePlann_PT_Blog_Agosto_0025

Capilla Sixtina – Foto de Clayton Tang

Vaticano

Otro punto bastante importante y que no puedes irte de Roma sin haber visitado es, claramente, la ciudad del Vaticano. Como ya debes saber, el Vaticano es independiente de Roma, de hecho, es el país más pequeño del mundo. Al llegar ahí, puedes poner un pie dentro de él y el otro fuera, y listo, ¡ya estás en dos lugares al mismo tiempo! ¿Qué tal eh?

En el Vaticano, existen tres cosas que no puedes dejar de visitar. La primera es la Basílica de San Pedro, donde está enterrado Juan Pablo II y el discípulo fundador de la Iglesia, San Pedro. La Basílica es gigante y muy impresionante, y el ambiente dentro la verdad es que es muy especial e interesante.

El segundo punto es el Museo del Vaticano. No tienes idea de la inmensidad de objetos, telas, pinturas, etc. que existen dentro de este lugar. Es un viaje al pasado totalmente y otra cara de la historia de Roma y de la religión en general. Está tan lleno de conocimientos y de historias que quedarás atónito (a).

Y finalmente, el tercer punto: La Capilla Sixtina. Al mirar el techo casi puedes ver a Miguel Ángel acostado boca arriba sobre las tablas dándole forma a lo que hoy es la obra de arte que cambió el curso del arte occidental. Está prohibido tomar fotografías, así que ahórrate el regaño por parte de las personas que cuidan el lugar. Tómate el tiempo de mirar cada detalle de esta magnífica pintura que cubre el techo de toda la Capilla. Cada figura, cada pincelada, cada color… todo tiene su razón de ser, todo está ahí por algo. Obsérvalo, disfrútalo… como si saborearas un helado pero ahora mirando esta obra de arte. Dale vida a tus ojos.

Después de caminar tanto por la ciudad del Vaticano, seguro se abrirá tu apetito. Puedes pasar a cenar en algunos de los restaurantes que existen alrededor, y, por supuesto, de postre no olvides pedir un tiramisú y un capuccino… ¡una delicia!

Isla de CapriWePlann_PT_Blog_Agosto_00025

Ahora, si quieres ponerle la cereza al pastel romano, definitivamente no puedes perderte la hermosa Isla de Capri. Es un sueño. Aguas cristalinas, comida deliciosa, brisa marina, paisajes de ensueño y más, es lo que te ofrece una de las islas más bellas del mundo. La isla ha servido de inspiración a miles de escritores y poetas y también ha sido lugar favorito de las celebridades para vacacionar. Y ya estando ahí, puedes aprovechar la vista al Mediterráneo y al Monte Vesubio, sin olvidar que Nápoles ya está cerca y recuerda que dicen que la mejor pizza del mundo es la que se cocina en ese bello lugar.

Como puedes ver, Roma tiene muchísimo que ofrecer, y la verdad es que esto es apenas una probadita. Es un lugar realmente espectacular, donde vivirás experiencias que jamás olvidarás, y siempre, siempre tendrás ganas de volver.

Así que, ya sabes, asegúrate de aventar tu moneda a la fuente y deja tus vacaciones a Roma en manos de WePlann y ¡disfruta de esta increíble experiencia!

Escrito por: Mildred Heredia. Viajera, fotógrafa y Nutella addict. Creadora de contenido en WePlann.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *