Tarragona: playas, monasterios y ruinas romanas

Visita tarragona: ruinas romanas en plena costa dorada

Anfiteatro romano, Tarragona, Cataluña.

Con el sol y el buen tiempo la provincia de Tarragona se convierte en el enclave perfecto para visitar en vacaciones. Desde WePlann te proponemos una escapada a la Costa Dorada para descubrir la capital de Tarragona y sus alrededores.
Puedes reservar hotel, hostal, camping en la costa o una casa rural en el interior ¡tú eliges! Entra en la web bookea y encuentra los mejores alojamientos para disfrutar de Tarragona, una ciudad bella, con ruinas romanas y monumentos que sin duda te sorprenderán.

Tarragona se encuentra en plena Costa Dorada, a orillas del mar Mediterráneo, conservando algunos edificios romanos de la antigua Tarraco, un importantísimo legado monumental repartido entre extensas playas de arena. Tarragona es dueña de un amplio conjunto arqueológico digno de ostentar el título de Patrimonio de la Humanidad.

Tarragona, conserva las ruinas de su yo pasado: Tarraco, que durante la época del Imperio Romano, fue la capital de la Hispania Citerior. Sus murallas, envoltura robusta del casco histórico, se alzaron en el siglo III a. C. y fueron reformadas durante la época medieval. Su anfiteatro romano, construido al lado del mar, tenía capacidad para más de 12.000 personas que se sentaban en sus gradas a disfrutar de la sangre y la arena en espectáculos de gladiadores que finalizaban con la muerte del reo.

La antigua Tarraco contaba además con un teatro y un circo. El teatro, estaba situado entre la parte exterior del recinto amurallado y el actual Paseo Arqueológico de Tarragona, aprovechando el desnivel para asentar la tribuna. El circo estaba situado alrededor de la Plaça de la Font, donde aún se conservan las bóvedas que sostenían la tribuna del circo, donde se corrían carreras de cuadrigas.

En la Tarragona medieval el casco histórico se situaba entre las antiguas murallas y el mar Mediterráneo dejando en medio un paseo en el que se encuentra los principales monumentos, puedes visitar la catedral de Tarragona, construida en 1184 y de estilo románico se alza sobre una antigua basílica cristiana también situada sobre el solar de una mezquita árabe del siglo X.

Otro de los poderosos atractivos de la romana Tarraco es la necrópolis paleocristiana situada en una de las vías de salida de la ciudad. En este lugar comprenderás los rituales, las creencias, las ceremonias e incluso las costumbres en relación con la muerte en la época romana. En esta necrópolis fueron hallados más de 2.000 enterramientos que datan desde el siglo III d.C hasta el siglo d.C.

Si no quieres que tu visita a Tarragona se limite a su paso por la historia del Imperio romano, te recomiendo que también le eches un vistazo a: el Monasterio de Poblet, considerado uno de los monasterios cistercienses mejor conservado y declarado Patrimonio de la Humanidad Cala Tobera situada bajo los restos del amurallado del Castillo de Tamarit, abriéndose una pequeña cala en la que podemos acceder desde cualquier medio, ya sea a pie, en bici e incluso en coche. Esta cala dividida en dos está rodeada de abundante vegetación, principalmente pinos, creando un entorno sin igual con vistas al Castillo de Tamarit.

Si te aventuras a bajar un poco más,  al sur de la provincia, cruzando la frontera con Castellón, te encontrarás la bella Peñíscola, con su castillo templario que bien merece una visita si dispones de tiempo suficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *