Tour Gaudí: la ruta del Modernismo en Barcelona

Barcelona es uno de los destinos de Europa más populares entre los viajeros del mundo. La Sagrada Familia, uno de sus mayores símbolos, revela el nombre y el movimiento detrás de esta parte de la interesante historia local: Antoni Gaudí y el Modernismo. Para los amantes de la arquitectura, la ciudad es como un museo al aire libre: fachadas góticas conviven con edificios de lujo de Gaudí en una explosión de formas, colores y magnificencia, lo cual conforma el rostro de Barcelona. Te llevamos a un recorrido por los principales hitos de la modernidad de la ciudad: las famosas casas de Gaudí y la Sagrada Familia. ¡Prepárate para enamorarte de la historia y de la mirada del encanto de Barcelona!

El recorrido comienza en el barrio Gótico, en el centro, en medio de las ruinas de las murallas romanas y vestigios impresionantes del siglo IV. A partir de ahí, un guía te llevará a una de las partes más fascinantes de la ciudad y donde se concentra la mayor parte del legado de Gaudí: L’Eixample. Caminando por la avenida principal, Passeig de Gràcia, puedes admirar varias de las obras planeadas por Gaudí; allí, en la calle, una pieza tan valiosa de la historia que es accesible a cualquiera (¡uno de los encantos del Viejo Mundo!) . Sigue nuestra ruta modernista, por el patrimonio del siglo XX.

Casa Lleó Morera: obra de Luis Domenech i Montaner, también pioneros del modernismo

Casa Lleó Morera: obra de Luis Domenech i Montaner, también pioneros del modernismo

Vamos a ver un poco de historia: Tras el derrocamiento de las murallas romanas que contenían el centro de la ciudad, en una área muy pequeña (por ello las calles torcidas y estrechas en el casco antiguo), la ciudad se expandió hacia el norte. El aireado y bien diseñado distrito de L’Eixample es el resultado de esta expansión que comenzó a concentrar a la élite. Las casas hechas por Gaudí en la región fueron establecidas por la burguesía de la época como un símbolo de estatus familiar. Como te podrás imaginar, los diseños audaces del arquitecto desafiaron la armonía de la zona (tanto visual como en la etiqueta) y llamaron la atención, por lo que vivir en un edificio firmado por Gaudí era garantía de no pasar desapercibido. El contexto fue la evolución de la industria, revolución tecnológica, las condiciones de trabajo insalubres, empleos inestables, la decadencia y el descontento general. Al mismo tiempo, los burgueses construían enormes casas llenas de locas esculturas en la terraza en forma de dragón.

Casa Batlló: mosaico de azulejos de fachadas y balcones inspirados en esqueletos humanos

Casa Batlló: mosaico de azulejos de fachadas y balcones inspirados en esqueletos humanos

Los edificios generalmente consistían en algunos apartamentos – alojaban a la familia mecenas en el primer piso y dejaban los otros pisos disponibles para alquilar a otras familias burguesas-. En el tour, el guía cuenta la historia en detalle de cada familia, sus ocupaciones, los requerimientos de la demanda y los desafíos que cada edificio pasó para poder ser construido. ¡Un paseo riquísimo donde tendrás la oportunidad de descubrir todo lo que hay detrás de las hermosas fachadas que verá en el camino! Una curiosidad: todo edificio modernista tiene un dragón de Sant Jordi (San Jorge). ¡La gracia es encontrar el dragón oculto en cada edificio!

La gran esencia de Gaudí fue la deconstrucción de la materia para asegurar el carácter orgánico de la obra. En otras palabras, Gaudí siempre trató de seguir las formas y los elementos que se encuentran en la naturaleza: líneas fluidas, pilares que se asemejan a los huesos humanos, los patrones que recuerdan el fondo del mar, adornos que se asemejan a las hojas, las ventanas que permiten la ventilación natural y la luz. Imagínese que, en pro de esta ‘deconstrucción de la materia’, durante la construcción de la casa Batlló, una parte de la avenida principal del barrio burgués fue interceptado por los constructores de Gaudí, quebrando carísimos azulejos italianos del suelo porque las piezas transgredían la parte delantera de la casa. No es difícil entender porqué el arquitecto no fue comprendido en plena década de 1900.

Casa Milá, conocida como La Pedrera.

Casa Milá, conocida como La Pedrera.

Otro hecho de Gaudí fue la incorporación de arcos cuaternarios – los cuales se calcularon minuciosamente para mantenerse a sí mismos sólo con la fuerza de la gravedad, sin usar ninguna fuerza horizontal. ¿Demasiado técnico? Bueno, sólo piensa en que Gaudí fue el primero en ser capaz de diseñar arcos que permanecían de pie por sí solos, sin apoyo, sólo con el sustento natural del material utilizado. Esta fue, quizás, la mayor contribución de Gaudí a a la arquitectura civil. La misma técnica se aplicó a la Sagrada Familia, que, en teoría, puede seguirse construyendo hacia arriba y siempre estará de pie. De hecho, todavía está en construcción – y en aumento-.

La irreverencia de edificios modernos en medio de estos barrios tradicionales reflejan la cultura local. Despojado, ecléctico, lleno de diversidad y la historia viva: Barcelona es un destino que no puede faltar si se viaja a Europa. No te pierdas la oportunidad de visitar la ciudad y descubrir el Modernismo – reserva tus entradas para el tour de Gaudí aquí, en nuestro sitio web.

Traducido por Mildred Heredia. Viajera, fotógrafa y Nutella addict. Creadora de contenido en WePlann.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *