Roma: ¡Descubre su historia en un completo tour!

Fontana dei Quattro Fiumi, Piazza Navona, Roma

Fontana dei Quattro Fiumi en Piazza Navona, Roma

¿Qué sabes de Roma? Esa ciudad fundada por dos hermanos amamantados por una loba, cuna del Imperio Romano, primera gran metrópolis de la historia del hombre, madre de la política y el derecho, de la filosofía y el arte, testigo de los más importantes cambios históricos, artísticos y culturales de la humanidad… Una ciudad que encierra historia entre sus calles y ¡Qué te mueres por descubrir! ¿Te gustaría saber más? Descubre un tour que te dejará alucinado.

El recorrido comienza en la Piazza del Esquillino, situada en una de las siete colinas de la antigua Roma en la que encontrarás alzado un obelisco egipcio procedente del Mausoleo de Augusto de ¡14.75 m de altura! ¡No tiene pérdida, seguro que lo encuentras!

De camino a la ciudad del Vaticano, la primera parada es en la Basílica de San Pietro (1506 – 1626) una de las basílicas cristianas más grandes del mundo, edificada sobre la Tumba de San Pedro, que para quienes no sepan de religión, les hago el apunte: fue uno de los 12 apóstoles de Jesús y el primero en fundar su iglesia ¡Un tipo importante, vamos!

En esta obra, construida por varios arquitectos, de entre los cuales destacan Bramante y Miguel Ángel, conviven otras muchas obras renacentistas como La Pietà de Michelangelo.

Esta escultura es la más importante de todas las pietà (representaciones de temática religiosa que muestran el dolor y la aflicción de la Virgen María al sostener el cuerpo inerte de su hijo Jesús) y que fue, nada más y nada menos, el resultado de un joven Michelangelo de 24 años.

La juventud del artista puso en duda el mérito de su obra, generando comentarios que ponían en entredicho al mismísimo Miguel Ángel, que en un acto de rebeldía quiso dejar su firma en el mármol. Más tarde, resultó ser uno de los artistas más importantes del renacimiento, con 69 obras de todas las disciplinas (pintura, escultura y arquitectura) de entre las cuales destaca la Capilla Sixtina. Algunos se preguntarán si Michelangelo era de este planeta con tal currículum a sus espaldas.

En el exterior se encuentra la Piazza San Pietro, obra de Bernini, pintor, arquitecto y escultor notable durante la época renacentista y barroca de Roma. La plaza acoge en su interior al Obelisco de la Heliópolis (sí, sí, otro más, Roma está plagada de ellos. Tiene un total de 13; 8 procedentes del antiguo Egipto y 5 de origen romano). Su perímetro está delimitado por columnas que dibujan unos brazos preparados para acoger al pueblo cristiano. Sobre las columnas encontramos esculturas de santos y santas de todas las procedencias y sobre la basílica a los 12 apóstoles. ¡Todo un homenaje al cristianismo! Aunque no es de extrañar, en plena Ciudad del Vaticano, casa de la Santa Sede desde 1929.

Después de este paseo religioso, nos dirigimos a la Piazza Navona, una de las plazas más famosas de Roma ¡y del mundo! edificada en lo que antes era un circo romano donde se celebraban los juegos, o como dirían los romanos agones, y que tenía capacidad para 30.000 personas ¡Casi el doble de las que caben en el Palau Sant Jordi! Su estructura actual pertenece a la etapa barroca romana y está repleta de obras escultóricas y arquitectónicas, de entre las cuales las más destacadas son la Fontana dei Quattro Fiumi, la Fontana di Nettuno, la Fontana del Moro y la Iglesia de Sant’Agnese. Si todo esto te suena a ‘romano’, te las describimos brevemente para que sepas ¡Qué te estás perdiendo en Roma!

La Fontana dei Quatro Fiumi, obra de Bernini, representa los 4 ríos principales de la tierra (Nilo, Ganges, Danubio y Río de la Plata) cada uno representado por un gigante de mármol. De la base de la fuente nace una gran masa de mármol que eleva, como no, un obelisco, y esconde entre sus recovecos figuras de animales majestuosos que el espectador irá descubriendo a medida que recorra la fuente, simulando un pequeño universo en movimiento ¡Hay que ver cómo se las ingeniaban en el barroco!

Iglesia de Santa Agnes, obra de Borromini, arquitecto y competidor de Bernini, edificada sobre el lugar donde cuenta la historia que Santa Agnes, desnudada por el martirio, fue cubierta por cabellos que le crecieron mágicamente. ¿Milagro, religión, arte? ¡Esto es Roma en Estado puro!

Y por si fuera poco, ¡la Plaza Navona ha sido escenario de la película Ángeles y Demonios basada en la novela de Dan Brown!

Démosle un respiro al arte y adentrémonos en la otra cara de Roma, en su faceta política, una de las más representativas de esta civilización que estableció los cimientos del sistema político actual. Recorrerás los restos del Senado y el Parlamento y te convertirás en un orador nato capaz de convencer a cualquiera, mediante la palabra, de todo lo que te propongas. Notarás el poder y la ambición de quienes ostentaban esa posición y te transportarás a un época en la que la ley, era de quien la ejercía. ¡Maquinaciones por doquier!

Dejando de lado los tejemanejes políticos, dirigiremos nuestros pasos al Panteón de Agripa, templo de todos los dioses construido a principios del Imperio Romano. Esta construcción pagana sigue en pie gracias al Papa Bonifacio IV, que lo reconvirtió en una iglesia cristiana, que, a día de hoy, sigue ejerciendo como tal. ¿Te imaginas casarte en el Panteón?

Siguiendo nuestro camino, pasaremos por la Plaza Colonna, que recibe su nombre de la columna de Marco Aurelio que está coronada por una estatua de bronce de San Pablo. Esta plaza se sitúa en la Via del Corso que conecta el lado Este de Roma de norte a sur. Al Norte de la misma podemos observar el Palacio Chingi, antigua sede del imperio Austrohúngaro (sí, sí, en Roma no habitaban sólo romanos) y actual sede del Gobierno Italiano.

Y, finalmente, la guinda del pastel, uno de los monumentos más emblemáticos del barroco y de la ciudad, que ha visto a actores de la talla de Anita Ekberg y Marcelo Mastroianni adentrarse en sus aguas en la Dolce Vita, a miles de turistas y a más de 3000€ por día ¡Exacto! La Fontana di Trevi.

Una espectacular fuente, situada en el punto final de uno de los acueductos más antiguos de Roma, que tiene como telón de fondo el Palacio Poli. La Fontana mezcla agua y roca tallada y representa una escena donde los protagonistas son tritones que doman a caballos de mar en una carroza en forma de concha de Neptuno ¡Todo alegorías al Dios del mar!

Pero si lo tuyo no es la mitología, siempre puedes echar mano de la superstición. Dicen que quien lanza una moneda a la fuente asegura su regreso a roma, que quien lanza 2, conseguirá un nuevo romance y quien lanza 3, puede casarse o divorciarse. ¡Haz tu apuesta!

Desde WePlann te invitamos a visitar Roma con este magnífico tour a pie ¡Su recuerdo perdurará eternamente en tu memoria!

Escrito por WePlann, reserva increíbles experiencias de viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *